Ya estamos de vuelta tras un mes  intenso centrados en el Campeonato Valenciano y el Campeonato de España. Hemos pasado mucho calor, pero hemos conseguido excelentes resultados. Por esta razon, vamos a centrar este artículo en uno de los componentes protagonistas de esta época, el Sistema de Refrigeración de un Kart.

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, debemos tener un especial cuidado con la temperatura del motor del kart. Es muy importante proveernos de un buen sistema de refrigeración, y que funcione correctamente si no queremos sufrir un sobre calentamiento en el motor del Kart.

Partes del Sistema de Refrigeración en un Kart

El Sistema de Refrigeración del motor de un kart está compuesto por el radiador, el termostato y la bomba de agua.

Radiador

El sistema de refrigeración líquida utiliza una red de tubos alrededor del cilindro, a través de los cuales circula agua destilada. Cuando la temperatura del agua alrededor del motor aumenta, esta es enviada al radiador para que se enfrie por el flujo de aire y se envie de regreso al motor.

Esta circulación constante del agua enfría el motor permanentemente, ayudando a mantener su función en los días más calurosos y evitando una falta de rendimiento. Así y todo, en situaciones de calor extremo, suele ser necesario la instalación de un radiador extra (normalmente más pequeño que el principal), para conseguir alcanzar la temperatura ideal del agua.

La temperatura ideal del agua es torno a los 50-52 grados en el caso de un motor KZ para poder mantener las máximas prestaciones, con un posible margen de unos 10 grados, pero si la temperatura supera estos límites nos expondríamos a un riesgo de rotura. Si por el contrario bajáramos de los 40º, podría darse el caso de gripaje por motor frío.

 

Termostato

Esta regulación de la temperatura del agua se lleva a cabo mediante válvulas termostáticas o termostato, que de forma automática se encargar de abrir el paso del agua en función de la temperatura.

Tambien podremos regular la temperatura, mediante las Cortinillas que se instalan en los radiadores. Normalmente se usan en los meses más fríos, ya que permiten neutralizar y regular la entrada del aire en el radiador. Aunque también existen cortinillas que incorporan un sistema de aletas para canalizar el aire de manera más eficaz hacia el radiador cuando la cortina está abierta en condiciones de elevado calor.


Bomba de agua

La bomba de agua está instalada directamente al soporte del chasis, o en caso de carecer del mismo a soportes bomba suplementarios, que se pueden adquirir por separado para cada diámetro de tubería de chasis, ya sea de 28mm ,30mm o 32mm.

La bomba es una turbina que se mueve junto con el cigüeñal mediante una polea instalada en el eje y correas a la bomba, aumentando su régimen de giro cuando lo hace el motor y aumentando así la capacidad de refrigeración en los momentos en que más lo necesita. Ya que, a más régimen, mayor número de combustiones y por tanto, más calor.

De esta forma conseguimos la estabilidad térmica más aconsejable para el mejor rendimiento del propulsor y conservar su buen estado, por que un motor que trabaja excesivamente frío o caliente se destruye o se desgasta antes.

 

Asi que no olvidemos este verano, tener apunto nuestro sistema de refrigeración, comprobar el estado de la bomba de agua, correas y tubos. Además de asegurarnos de que el radiador este siempre con agua, limpio y libre de suciedad o restos de goma de la pista, ya que esto limitan considerablemente su capacidad de refrigeración.